15 / ene. / 2015

¿Que me pongo: Frío o Calor?

Fran Sánchez
Publicada por Fran Sánchez

¿Que me pongo: Frío o Calor?

DISCUSIÓN

Tanto el frío como el calor superficiales tienen efectos terapéuticos similares, aunque por mecanismos diferentes ambos pueden romper el ciclo muscular de dolor-espasmo-dolor y reducir la inflamación.

En las modalidades de termoterapia superficial la mayor parte del calor se disipa en las capas superficiales de la piel, donde se alcanzarán temperaturas mayores, con lo que se producirán respuestas de leves a intensas, dependiendo de la temperatura local. Para problemas más profundo sólo se producirá una respuesta de leve a moderada.

La hidroterapia (Baños Calientes) es más eficaz en el periodo postagudo de los esguinces distensiones y contusiones. Tiene leves propiedades curativas, produciendo una relajación general de la tensión y el espasmo muscular.

Si se pretende ganar movilidad articular por amplitud limitada, la realización de movilizaciones o estiramientos debe realizarse de forma inmediata al calentamiento de los tejidos.

¿CUÁNDO SE PUEDE USAR FRÍO O CALOR PARA LA MISMA LESIÓN?

En las lesiones crónicas se aplica calor antes de la rehabilitación para aumentar la elasticidad y facilitar el tratamiento y el proceso regenerativo y se aplica frío al terminar para evitar la inflamación de los tejidos afectados.

BAÑOS DE CONTRASTE

Una vez conocidos los efectos terapéuticos del frío y calor, surge otra modalidad terapéutica que consisten en la alternancia de los dos agentes ya mencionados, sería la terapia de contraste o baños de contraste, la cual es una técnica especial de baño, utilizada normalmente en el tratamiento de las extremidades. Para aplicar estos baños es imprescindible que los vasos periféricos conserven la elasticidad suficiente para contraerse y dilatarse.

Para su aplicación se requiere el uso de dos recipientes, uno con agua caliente a temperatura de 38 a 44ºC y otro con agua fría entre 10 y 20ºC, en los que se sumergen las extremidades de forma alternativa. Su principal indicación radica en la estimulación de la circulación tanto sanguínea como linfática, por la vasodilatación y vasoconstricción que se produce.

La metodología y tiempos de aplicación es muy diversa según los distintos autores. Una propuesta sería: comenzar sumergiendo la extremidad en un baño caliente durante unos 7-10 minutos y continuando con el baño frío donde se mantiene la inmersión durante un minuto, seguida por ciclos de 4 minutos de agua caliente y un minuto en agua fría hasta completar un total de aproximadamente 30 minutos. Se finaliza con una inmersión en agua caliente.        Algunos autores, sugieren terminar en agua fría en el caso de procesos subagudos en los que existen una inflamación o edema importante.

En el caso de una lesión, el cociente practicado para la duración de agua caliente agua fría debe ser 3:1 ó 4:1. La temperatura del agua caliente de 37-43ºC y la del agua fría de 12-15ºC. La duración del tratamiento oscilaría entre los 20-30 minutos repetidos dos veces al día, el cual terminaría en agua fría para producir la vasoconstricción en el tejido dañado.

La utilización de los baños de contraste para la recuperación después del ejercicio sería: agua caliente 1-2 minutos, agua fría 10-30segundos (en una ducha). Agua caliente 3-4 minutos, agua fría 30-60 segundos (en un baño).

En el ámbito deportivo, también se utiliza la técnica consistente en sumergir el  miembro afecto alternativamente en un baño de hielo semiderretido durante 2 minutos y a continuación en agua tibia (33-37ºC) durante 30 segundos, se van alternando durante 15 minutos, comenzando y terminando por la inmersión fría.

INDICACIONES:

  • Fases subagudas de articulaciones periféricas, ligamentos y músculos, por su acción antiinflamatoria y de aumento de la circulación.
  • En algiodistrofia simpático refleja.
  • Estados iniciales de procesos vasculares espasmódicos (enfermedad de Raynaud, claudicación intermitente).
  • Hipertonías.

CONTRAINDICACIONES:

  • Microangiopatía secundaria a la diabetes.
  • Endoarteritis arteriosclerótica (enfermedad de Buerger).
  • Hipersensibilidad al frío.

CONCLUSIÓN

En nuestra práctica deportiva y terapéutica hemos podido observar la utilización del frío y calor con fines curativos ante una lesión, de preparación al ejercicio o recuperación post ejercicio. Existen controversias y no evidencias científicas claras sobre los tiempos y metodologías utilizados, ya que son muchos los factores que intervienen para determinar las respuestas fisiológicas cuando hablamos de aplicaciones superficiales.

En general, cuando se aplican medios de calentamiento superficial, no se producen modificaciones en el flujo sanguíneo o éstas son mínimas. Si el músculo se calienta directamente, mediante diatermia, la respuesta vascular es muy similar a la que se produce durante el ejercicio. Estas afirmaciones ponen en duda algunas prácticas tales como la utilización de cremas o geles de calor antes de la realización del ejercicio.

Aunque faltan evidencias científicas, subjetivamente sí aparecen sensaciones de bienestar con la utilización de la termoterapia o crioterapia. De manera general, se suele utilizar la crioterapia en periodos agudos y subagudos, los baños de contraste y la termoterapia en periodos subagudos y crónicos. Ante cualquier aplicación habrá que conocer las ventajas y desventajas de cada técnica y las posibles complicaciones.




Arroyo durante un entrenamiento 


AUTORES

José Antonio
(10  artículos)

Especialista en Psicología de la Educación y Deportiva. http://blogluengo.blogspot.com.es/

Carlos Enrique
(5  artículos)
Diplomado en Fisioterapia, doctorado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.
Fran Sánchez
(4  artículos)

Fisioterapeuta – Osteópata

Álvaro
(3  artículos)

Fisioterapeuta – Osteópata

Sergio
(3  artículos)

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte. 

Readaptador Físico.

Óscar Martín
(2  artículos)

Masajista deportivo, Enfermero, Experto en urgencias y emergencias, Técnico superior en dietética y nutrición.

Ana
(2  artículos)

Especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte. Especialista Universitario en Traumatología del Deporte.

Paco
(2  artículos)

Especialista en Podología deportiva.

Cris Oyola
(1  artículos)
Especialista en Medicina y Cirugía. Especialista Universitario en Traumatología del Deporte.
Getafe Club de Fútbol